La luna es un símbolo cómplice para las almas sensibles qué ven en ella una representación de anhelos, ilusiones, carencias, tormento, fascinación o calma. Ejerce un efecto en nuestro cuerpo como al oleaje, después de todo somos un gran porcentaje de agua y sueños. Va para aquellos que ven la luna cada vez que se asoman en la noche y también, porque no decirlo, al día. Con mucho cariño para ustedes, espero les guste.

 

 

Para mi Chica Lunar

 

 

Bouguereau, William “Evening Mood”

1882_Bouguereau_Evening+mood


Carrington, Leonora “Dos perros aullándole a la luna”

dos perros ladrandole a la luna carrington


Chagall, Marc “En torno a ella”

chagall-luna-en-torno-a-ella


Dali, Salvador “Naturaleza muerta al claro de luna”

naturaleza muerta al claro de luna dali


Ernst, Max “Fases de la luna”

max ernst las fasas de la luna


Frankenthaler, Helen “the other side of the moon”

Frankenthaler, Helen al otra cara de la luna


Friedrich, Caspar David “Look the moon”

caspar david friedrich


Kandinsky, Vassily “Moon Evasión”

luna evasión


Manet, Edouart “Moonlight”

claro de luna manet


Munch, Edvard “Moonlight”

Munch claro de luna


Tamayo, Rufino “Perro de Luna”

tamayo perro de luna


Tarsila do Amaral “Lua”

a lua de tarsila do amaral


Turner, William “Moonlight”

turner moonlight


Van Gogh, Vincent “Starry Night”

1200px-Van_Gogh_-_Starry_Night_-_Google_Art_Project


Van Gogh, Vincent “Paisaje con pareja caminando y luna creciente”

1890_VanGogh_Paseo a la luz de la luna


Varo, Remedios “Papilla estelar”

Varo - Papilla estelar

Por último, un bello poema

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.

“Romance de la luna”  Lorca